CÓMO SUPERAR LOS CELOS

cómo superar los celos

¿Sabias que los celos son una respuesta emocional que surge cuando una persona percibe una amenaza con algo que considera que es suyo?

Seguro que si, pero hay que tener en cuenta que los celos nunca nacen del amor, nacen del temor. Siempre nacen del miedo. Obviamente hay muchos factores pero su causa generalmente es psico-emocional, es una inseguridad y falta de confianza en uno mismo.

Se suele creer que los celos son negativos, pero hay que considerar que es una información arcaica. Es una información evolutiva, todos en algún punto somos posesivos de aquello que consideramos nuestro. O sea, podemos decir que los celos son normales.

Pongámonos sino un poco didácticos. La naturaleza misma nos lo demuestra, observemos al león y su manada. El león si no tuviera ese aspecto del celo, no protegería a sus hembras y a sus crías. No olvidemos que nosotros los seres humanos somos biológicos, tenemos aspectos biológicos innatos. ¿Qué es lo más importante para nosotros los seres humanos y también de los mamíferos? Es la familia. Por lo tanto este aspecto nos incita a la protección familiar y por añadidura la protección del macho sobre la hembra, para evitar que su hembra pueda ser deseada por otros machos. Esto es arcaico, antiguo.

Dicho de otro modo, el celo tiene una información de <esta es mi familia, esta es mi mujer y tengo que protegerla del peligro>. Para el ser humano el “peligro” puede ser cualquier cosa, como la <intención de otro macho que quiera poseer a mi hembra>. Pero no solamente esto tiene que ver con el macho, sino que la misma hembra busca al macho que la proteja, y sobre todo, puede ser muy celosa de <otras hembras que merodean al macho>, para que él no se vaya con otras. Por lo tanto, los celos forman parte tanto del hombre como de la mujer. La mujer por tener un hombre que la cuide, la proteja (esto es muy biológico y natural) y el hombre proteger a su mujer y evitar que se vaya con otros hombres.

Ahora bien, cuando la persona empieza a especular o imaginar cosas sin tener mucho fundamento racional, entonces ya estamos entrando en los problemas de los celos, en la celotipia o el conocido síndrome de Otelo (Toma el nombre de la conocida obra de Shakespeare, Otelo, que mata a Desdémona poseído por unos celos enfermizos).

El síndrome de Otelo es un delirio por el cual la persona que lo sufre está firmemente convencida de que su pareja le es infiel. La persona está obsesionada con la idea de la infidelidad y muestra una serie de conductas que se manifiestan tratando de buscar pruebas que lo demuestren, por ejemplo, entrando en el ordenador o mirando el teléfono móvil de su pareja. También puede mostrarse violenta o humillar al otro. Hoy somos conocedores de que esta patología lleva a situaciones extremas, como la violencia de género.

Tengamos en cuenta en qué áreas se manifiestan los celos. Prácticamente en todo tema de RELACIONES. Relaciones familiares, amorosas, en el trabajo, en las amistades, en hermanos, todas las relaciones interpersonales.

Volvamos a la causa, los celos ya patológicos o problemáticos están asociados a adicciones, alcoholismo, y a personas que han tenido mucha sobreprotección sobre todo de parte de la madre. Esto equivale que en esencia los celos cuando realmente crean problemas, por ejemplo, como cuando un amigo tuyo que te parece que le presta mucha atención a tu mujer y se te despiertan los celos. Se está manifestando algo muy importante y que hay que auto-indagar, y es mí propia inseguridad. Cuando yo tengo miedo de que mi mujer pueda irse con otro hombre, en realidad allí hay una inseguridad, una desvalorización (no soy lo suficientemente válido).

La inseguridad viene de una falta de confianza en uno mismo.

Vamos a indagar

Cuando estemos con un tema ya de celos, hablando a nivel de cada uno. En Biodescodificación hablamos de YO MISMO, de los demás hablamos como ESPEJO o PROYECCIÓN. Hay dos aspectos fundamentales a indagar:

  1. El ambiente emocional donde yo he sido criado.
  2. Las creencias culturales.

Ambiente emocional

Observemos las creencias familiares, hay culturas donde se hacen diferencia entre niños y niñas, o sea, fomentan que los niños tienen más valor que las niñas. Por ejemplo, esto podría desarrollar en un niño que cuando es adulto y tenga pareja crea que “mi mujer es mía y punto”.
Estar atentos a las frases, tales como “en casa se hace lo que yo mando”, o una frase de una madre o su padre a una hija “¿cómo te atreves a salir así a la calle?”. Obviamente, lo recién mencionado a modo de ejemplo, la idea es ser conscientes del ambiente emocional durante la crianza.
Observar la relación entre los padres, ¿cuál era el ambiente emocional entre nuestros padres?, ¿se gritaban?, ¿había violencia?, ¿había alguna clase de problemas?
Recordemos que de la forma que nos hayan criado nuestros padres y el ambiente emocional donde vivíamos, influye en el valor y confianza en nosotros mismos.

Creencias culturales

Las creencias influyen en la forma en que percibimos nuestra realidad. Culturalmente también adoptamos creencias, en este caso hay que tratar de identificar cuáles son aquellas creencias que tenemos y que nos hacen pensar de una forma negativa sobre los hombres y las mujeres. Voy a dejar algunos ejemplos:

  • Todos los hombres son iguales.
  • Las mujeres se aprovechan de los hombres.
  • Los hombres son peligrosos.
  • Las mujeres son mentirosas.

Observaras que las creencias son generalizaciones. Por eso mismo no tienen por qué ser verdad.

 

La intención es resignificar las creencias y con las experiencias pasadas de nuestra infancia, tomar consciencia de que nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron con la consciencia que tenían en ese momento. Si en nuestro presente estamos transitando inseguridad en nosotros mismos, tenemos la oportunidad de recuperar esa autoestima y autenticidad observando nuestro pasado con inocencia. Hay que soltar la culpabilidad, el juicio y la crítica si queremos recuperar el valor hacia nosotros mismos.

Si te ha gustado, ¡compártelo!